Quevedo: labios en vez de párpados